Sinopsis

April Austin no lo ha tenido facil.
Su padre se fue, su madre es alcoholica y vive en un barrio con poco futuro. Sin embargo tiene a Charlie Power, su mejor amigos desde siempre, quien la apoya incondicionalmente.
Pero desde que él sale con Maggie Parker, April se ve en necesitad de un nuevo hombro donde poder descansar.
Entonces aparece Eric Taylor, el guapo y misterioso chico del salon de castigos.
Secretos de la desaparicion de su padre y lecciones de amor irán apareciendo en esta historia.
¿Podrá April vencer los temores de su pasado? ¿Podrá descubrir que sucedio la noche de su quinto cumpleaños? ¿Podrá creer nuevamente en el amor?


miércoles, 10 de octubre de 2012

Capitulo 34



Terry Austin.
Era una casa en medio de una enorme manzana. Ciertamente no era demasiado grande. Apenas dos habitaciones y un baño. La cocina, el living y el comedor estaban en un mismo ambiente.
Eric y Maggie aun estaban sorprendidos de la suerte que habíamos tenido y yo, bueno, yo aguantaba para no explotar.
-      Disculpen el desorden…-. Dijo Terry acercándose a la cocina-. ¿quieren te? Oh, por supuesto que sí, les prepararé te.
Claramente estaba nervioso. Nadie objetó nada. No sabíamos si había algo para objetar.
Me tendió mi taza, luego la de Maggie y por último la de Eric.
El te estaba horrible. Todo estaba horrible.
Nadie sabía qué hacer. Al final, él fue quien comenzó a hablar.
-      Supongo que sé porque están aquí-. Dijo en una voz dudosa y temblorosa, parecía asustado.
-      La fuente-. Respondí yo, firme, fría e inquebrantable. No iba a desmoronarme frente a él, no iba a darle ese lujo.
Todos me miraron. Estaba en una esquina del cuarto, con la taza en las manos y era lo primero que decía desde que estábamos allí.
Terry asintió y devolvió la  mirada a su tasa. Era claro que ninguno diría nada, en momentos como aquel, necesitábamos desesperadamente de André y Clarise.
Entonces, Eric habló como si me estuviese leyendo la mente.
-      Hum, ya no lo soporto… esto es ridículo-. Maggie y yo asentimos-. Iremos con André y Clarise y ellos sabrán que hacer.
-      ¿¡André López y Clarise Bennett?! ¿ellos están bien? ¿Qué hay de sus vidas?-. el rostro de Terry parecía asustado, feliz y preocupado al mismo tiempo, si es que eso es posible.
Eric le contó muy resumidamente como andaban las cosas. Yo solo intentaba entender qué demonios sucedía dentro de mi alma.
 Lo sé, debería haber estado o muy feliz o muy enfadada de encontrar a Terry. Él era mi padre después de todo y me había abandonado una vez, dejándome una especie de… regalito. Sin embargo, ninguna de las dos opciones cuadraba con mi estado de ánimo. Yo me sentía, más bien, decepcionada pero claro, era de esperarse.
Es decir, ¿acaso me esperaba que Terry se emocionara de verme? ¿Acaso esperaba que me abrazara? Sí, eso era lo que quería. Yo quería que el demostrara lo que le provocaba verme convertida en lo que era ahora. Pero no fue así, el no reacciono ante mí.
Regresamos en una nueva camioneta, robándola de un viejo callejón. Era de un modelo muy antiguo, el dueño no estaría demasiado enojado por perderla.
Cuando llegamos a nuestro cuarto en el motel (que nunca tenia a nadie en recepción), tendría que haber filmado los rostros de Clarise y André. Fueron realmente de sorpresa.
Ella corrió a abrazarlo y él estrechó su mano con la de Terry como por cinco minutos, aun sin creer que lo estaba viendo. Yo tampoco podía creerlo, pero era como si la sorpresa no se canalizara correctamente por mi rostro.
Nos sentamos en la mesa de la pequeña cocina y simplemente, me digné a oír como habían sido esos años para Terry.
Resulto ser que se había exiliado en México durante un tiempo. Por lo menos seis meses, hasta que tuvo que regresar porque no lo soportaba.
Fue entonces cuando se encontró con Pam y ella  le dijo que ya no podían estar juntos. Para ese entonces, apenas había comenzado con la bebida, por lo tanto, se percató de pedirle a Terry que firmara mis papeles de colegio antes de irse de nuevo.
Fue entonces, cuando el decidió perdernos el rastro por nuestro propio bien.
Aquella última vez, la última vez que había visto a Pam, casi es atrapado por Mazon. Se hizo pasar por muerto y logro escapar, escondiéndose con unos ancianos que le dieron hospedaje por cinco años a cambio de su ayuda en la casa. Resulto ser que el matrimonio jamás le replico nada y, al no tener hijos, cuando se murieron le dejaron todo a Terry diciendo que se llamaba George Wells. Nombre ridículo, lo sé. El caso es que, George, era un nieto postizo muy lejano, cosa que jamás había oído en mi vida entera.
Con muy pocos pero buenos contactos, logro camuflarse de Mazon y comenzar una nueva vida en esa pequeña casa en el medio de Wall Street, la que sorprendentemente nadie se había preocupado en demoler puesto que había edificios de casi veinte pisos sobre ella.
-      Bueno, es bueno verte de nuevo amigo-. dijo André dando golpecitos en el hombro de Terry, sentado a su lado.
¿Acaso nadie entendí que era lo que estaba pasando? Todos habían hecho como si nada, dejándome a mí con ganas de gritar.
-      Escucha Terry, te hemos buscado por años y es tan bueno haberte encontrado-. Dijo Clarise con lágrimas en los ojos y Terry sonrió amablemente-. Esto es increíble…
Estallo en un llanto finito y feliz.
Oigan, Charlie está atrapado por Mazon, ¿soy la única que lo recuerda?
Eric me miro, comprendiendo el dilema que se estaba desarrollando en mi cabeza. Tomo mi mano sobre la mesa y acaricio mi palma con su pulgar. Entonces todos miraron. Perfecto.
-      Has crecido tanto-. Dijo Terry, ahora él con lagrimas en los ojos-. Cuando me fui apenas tenias…
-      Cinco-. Digo brusca y seria-. Tenía cinco años.
-      Lo sé, eras una niña y ahora…
-      Ahora no lo soy.
La hostilidad de mi parte era muy clara y el intentar de acercarse por la suya, era demasiado evidente. Sin embargo, no entendía que era lo que esperaban. Él me había dejado, frente a cualquier pronóstico, lo había hecho y me había infectado la sangre. No podía hacer como si nada, nunca había podido.
Un silencio incomodo nos invadió. Al final, no lo soporte.
-      No sé a qué estamos jugando, pero ¿Por qué no le explican la situación al señor? No estarás pensando que te buscamos porque queríamos saber dónde estabas, ¿verdad?
Todos me miraron como si tuviera lepra. Obviamente, no había sido el mejor modo de decirlo, pero aquella ira que había sentido hacia Terry por tantos años, estaba comenzando a salir. Por fin podría descargarme.
André, lenta y detalladamente, le explicó cuales eran nuestras condiciones. Salvo por un detalle que no podría haber olvidado jamás; yo, al menos, no lo había hecho.
-      Entonces, si destruir la fuente es lo que quieren, pues, tienen que tener todos los pedazos-. Dijo él, demasiados sobrevalorado.
-      Ya los tenemos-. Dijo Eric mirándome, dándome un leve apretón en la mano. Me sentí fría por un segundo.
-      Entonces lo averiguaron-. Murmuró Terry, estúpido de sí-. Saben donde la oculte, ¿verdad?
-      Si-. Respondí enojada-. Soy yo.
El asintió satisfecho. ¿Cómo podía estar satisfecho con algo como eso?
-      Y, ¿Qué estamos esperando?-. frotó sus manos.
Todos nos callamos pero yo no pude hacerlo por mucho tiempo.
Terry no era el mismo, o por lo menos, no era como lo recordaba.
¿Han oído hablar de los recuerdos? Bueno, dicen que cuando alguien desaparece o se muere, la persona que queda viva guarda en su mente los recuerdos buenos que vivieron. O, en otro caso, siempre quedan más recuerdos buenos que malos.
Eso, exactamente, era lo que me había sucedido a mí. Recordaba a Terry llevándome al kínder o preparando mi comida favorita. Pero no recordaba algo malo que él hubiese hecho además de abandonarme. En mi mente, había sido un padre perfecto hasta mi quinto cumpleaños; luego, todo era oscuridad.
-      ¿acaso nadie piensa decirle el problema?-. dije, enfadada y quite mi mano de la de Eric-. Mazon tiene a Charlie.
-      ¿Charlie?-. preguntó él y yo no pude creer que lo había olvidado. nadie, jamás, podía olvidarse de alguien como él.
Suspiré, mas frustrada que nunca. Terry nunca se había interesado cien por ciento en mi. Él había elegido irse en lugar de ayudarme, él había elegido otra cosa sobre mí.
-      Si, Charlie…-. Dije con un poco mas de paciencia, Maggie me miró desde el otro extremo de la mesa y realizo un gesto con la cabeza para alentarme a que continuara-. No sé si lo recuerdas, seguramente no... Hum, mi amigo ¿Charlie? Ese que conozco de toda mi vida…
El abrió los ojos de par en par recordándolo.
Entonces en mi mente apareció mi quinto cumpleaños, cuando Charlie había olvidado su chaqueta en mi casa y al otro día, cuando su madre lo llevo para recuperarla, mi casa era caos y confusión total. Desde entonces, no me había dejado sola.
-      Lo recuerdo April, tranquila-. Movió sus manos en el aire para tranquilizarme, pero yo no podía hacerlo, ya había explotado.
-      ¡¿Cómo demonios puedes decir algo así?!-. grité y sentí el grito resonando en todos los pisos del motel-. ¡he vivido mi vida entera sin un apoyo familiar por tu culpa! ¡Todo es tu culpa!-. las lagrimas brotaban de mis ojos tal cual flores en su época, pero esto era mucho más profundo y doloroso-. ¡por ti Pam es una ebria descuidada! ¡por ti he tenido que vivir con mi abuela en un sucio departamento! ¡por ti me he levantado por las mañanas creyendo que no era lo suficientemente buena para ir al colegio o ser alguien en la vida porque mi padre tampoco lo había creído y me había abandonado! ¡eres un ser cruel que solo piensa en si mismo!-. yo gritaba y gritaba; me había levantado de mi silla para gritarle todo mientras mi rostro ardía de furia y se empapaba cada vez más. Terry me miraba con ojos sorprendidos a causa de la violencia que yo podía emanar, mientras Eric y André miraban estupefactos a Maggie y Clarise, sin poder creer que esa era mi reacción al encontrar a mi padre-. ¡y no sabes quién era la persona que me incentivaba a seguir ¿verdad?! ¡POR SUPUETO QUE NO LO SABES! No estabas ahí para verlo…
Me calme cuando sentí que todo había salido. La garganta me ardía, las mejillas me quemaban, los ojos me dolían y las piernas me temblaban.
Tanto tiempo ocultando ese rencor y ahora lo había descargado todo. Caí sobre los brazos de Eric, completamente deshecha; había sido un larguísimo día. No solo había descubierto que yo, April Austin, era la fuente de la vida; sino que había encontrado a mi padre perdido.
¿Coincidencia? No podía saberlo.
Solo era otro maldito truco retorcido del destino.

4 comentarios:

  1. Hola!! Hoy me pasaba por aquí para hacerte una pregunta: ¿Cuándo volverás a publicar Adrayth? Es que he leído lo que has publicado y me ha encantado, espero que pronto pueda seguir leyendo!!
    Un beso <3
    PD: creo que mientras lo publicas, comenzaré a leer esta novela! Seguro que está genial!!
    Te espero :
    http://iinmyworldandyourinyours.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!! respondiendo a tu pregunta: comenzare a publicar mas en Adrayth cuando termine de publicar La Fuente de la Vida... porque aun no tengo demasiados seguidores y tampoco tengo tiempo para dos blogs a la vez... jaja pero no te preocupes que falta poco para que comience realmente con la historia... gracias por tu comentario y ya me paso por tu blog!!!!! es que he tenido muy poco tiempo para todo ultimamente.. jajaj

      Eliminar
  2. jo, que ahdohgoyhguafgisafyasigyiagsyuiasyuguasygousdygosudh, el capitulo esta increiblemente bien, que maravilla, aunque es triste y eso, pero perfecto, espero el siguiente <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias! ya estoy publicando el siguiente...

      Eliminar